Vecinos de la Costa
La Costa

Río Paraná, ¿Se Terminó La Histórica Bajante y Sequía? ¿Cuándo Vuelven los Valores Normales?

La histórica bajante del Paraná que desde agosto de 2019 afecta a todas las provincias del Litoral argentino, la más prolongada desde que hay registros (que comenzaron a tomarse en 1884 en el puerto de Rosario) parece estar llegando a su fin. Las lluvias importantes que cayeron en la cuenca del Iguazú, así como precipitaciones en el sur de Brasil que fueron estabilizando los niveles de agua en las represas, conforman un escenario más optimista que permite empezar a ver “luz al final del túnel”, en palabras del experto del Instituto Nacional del Agua (INA), Juan Borus, para quien la etapa más severa de la bajante empieza lentamente a quedar atrás para avanzar hacia niveles de agua que están más cerca de los normales, que de los críticamente bajos.

Aun así, la prudencia es la regla, ya que el cambio climático ha elevado los niveles de incertidumbre y previsibilidad con la que se manejaban los científicos. “Todo depende del desarrollo de las lluvias futuras y no podemos decir que la bajante ya terminó, pero sí creo que hay un cambio en la tendencia general por las lluvias de abril y de ahora en Iguazú, que se encuentran con represas en Brasil con niveles de recuperación de los embalses significativos o completos”, agregó Carlos Ramonell, geólogo e investigador de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Esto significa que lo que llueva a partir de ahora en la zona alta y media de la cuenca “ya no será regulado por las presas como pasó durante el último verano en Itaipú y otras represas, que llegó a influir en los niveles del tramo argentino”. A eso hay que sumarle que comienza en la región la época de lluvias, que aún con pronósticos poco favorables ya no van a significar un panorama de bajante severa como el verano pasado. “No vamos a tener en diciembre y en enero valores tan bajos como el verano pasado, eso ya no debería ocurrir”, agregó el especialista.

Según el INA, el Paraná seguirá creciendo las próximas semanas para alcanzar en la ciudad santafesina los 2,45 metros a finales de mes, ya cerca de la altura media histórica para octubre, que es de 2,65 metros. Luego podría volver a bajar su nivel, pero sin llegar a a los niveles extremos del verano pasado.

EFECTO CATARATAS DEL IGUAZÚ

Entre agosto de 2019 y ahora hubo cuatro breves repuntes de la altura del Paraná: en febrero de 2020, en febrero de 2021, en abril de este año y en la actualidad, en estos casos en relación con lluvias en la zona de Iguazú. Según un informe especial del INA del pasado viernes 14 de octubre se trata de una zona considerada “de respuesta hidrológica rápida ante eventos intensos” que se traduce en una creciente veloz y notable cuyo efecto va disminuyendo a medida que esa onda de agua “baja” de norte a sur desde Misiones hasta el estuario del Río de la Plata. “Las lluvias fueron muy importantes sobre la región de respuesta rápida cubriendo una parte de aporte directo. La cuenca media y baja del Iguazú responde rápido y ya estaba saturada. Tuvimos dos ondas de crecida paralelas, en el Iguazú y en el río Uruguay, y las dos fueron significativas”, dijo Borus.

“Si nos basamos en que las presas ya están llenas y en que las nuevas lluvias que van a caer van a encontrar rocas saturadas y suelos con contenido de agua que favorecen más el escurrimiento, más los cambios de tendencia que marcan algunos modelos meteorológicos, hay elementos para decir que la bajante empieza a terminar y ya no tendrá esa severidad que ha manifestado hasta ahora. No deberíamos volver a las condiciones extremas del verano pasado”, apuntó Ramonell.

TIEMPO MARCADO POR LA INCERTIDUMBRE

El CAMBIO CLIMÁTICO agrega incertidumbre a la generación de conocimiento científico. “En este escenario la mayor incertidumbre es el ruido que introduce el cambio climático, porque el ser humano ha empezado a ser un forzante climático que se sumó a los que ya tiene el planeta” subrayó Ramonell.

Borus, por su lado, agregó que tanto a nivel nacional como provincial “hemos tomado conciencia que nos tenemos que acostumbrar a los grandes vaivenes y que tenemos que tener una logística preparada para esto”. “Todos vamos con pie de plomo porque el nivel de incertidumbre es importante. Aun así, me animo a decir que es bastante probable que en enero empecemos a ver la salida del túnel y tengamos en el horizonte un paulatino regreso hacia lo normal” dijo el experto del INA, para quien es esperable que para el otoño próximo tengamos “un marco normal en el Paraná”.

Artículos relacionados

Asignación Universal por Hijo Hasta el 31 de Diciembre para Presentar la Libreta

Redaccion VC

Plásticos en el Río Paraná, Investigador del CONICET Premiado por Estudiar la Contaminación Plástica

Redaccion VC

Acreditan los Fondos de la Tarjeta Única de Ciudadanía

Redaccion VC